Síndrome de Guillain-Barré: la prevención como principal aliado.

El síndrome de Guillain-Barré es una forma de polineuropatía que causa debilidad muscular, la cual suele empeorar durante unos días o semanas y desaparece lentamente por sí sola. Con tratamiento, las personas pueden mejorar más rápido.

Es un trastorno poco frecuente en donde el sistema inmunitario del organismo ataca los nervios. Normalmente, los primeros síntomas son debilidad y hormigueo en las extremidades.

Se cree que la causa del síndrome de Guillain-Barré es una reacción autoinmunitaria, donde el sistema inmunológico del organismo ataca a uno de los elementos siguientes o a ambos:

  • La vaina de mielina, que rodea muchos nervios y permite que los impulsos nerviosos viajen rápido
  • La parte del nervio que envía mensajes (llamada axón)

Esta sensación se propaga con rapidez, y tarde o temprano, le produce una parálisis a todo el cuerpo. Muchas personas requieren cuidados intensivos durante la primera fase de la enfermedad, especialmente si necesitan un respirador artificial.

Los síntomas del síndrome de Guillain-Barré suelen comenzar en ambas piernas y luego avanzan hacia arriba hasta los brazos; en ocasiones comienzan en los brazos o la cabeza y progresan hacia abajo.

La debilidad y sensación de hormigueo o pérdida de sensibilidad son los indicios del síndrome donde la debilidad es más destacable que la sensibilidad anormal, los reflejos disminuyen o están ausentes.

En el 90% de las personas la debilidad se hace más intensa en el transcurso de 3 semanas. En el 5 al 10%, los músculos que controlan la respiración se debilitan tanto que es necesaria la ventilación artificial. Los músculos faciales y la deglución se debilitan en más de la mitad de los afectados, quedando estos músculos débiles, la persona se puede ahogar consumiendo comida o también sufrir una deshidratación y desnutrición.

Si el trastorno es muy grave, pueden alterarse las funciones internas controladas por el sistema nervioso autónomo. Por ejemplo, la presión arterial fluctúa ampliamente, el ritmo cardíaco se vuelve anómalo y pueden aparecer retención de orina y estreñimiento intenso.

En la mayoría de casos, las personas se recuperan hasta de los casos más graves de síndrome de Guillain-Barré, aunque algunas mantienen cierto grado de debilidad.

El tratamiento consiste en el suministro de medicamentos para detener la destrucción de la mielina y luego dar tiempo para que el cuerpo vuelva a regenerarla por sí mismo.

¡Recuerda que mantenerse informados es muy importante!

Deja un comentario





Archivos