El ABC del Cambio de Pañal

Bebé Nacido Pañal

Muchas veces el cambio de pañal resulta ser todo un reto, incluso una experiencia estresante, sobre todo en papás primerizos; es importante tomar en cuenta que realizando un buen y oportuno cambio de pañal podemos evitar complicaciones en la piel de nuestro bebé.

Siga usted los siguientes pasos:

  1.  Elegir un lugar cómodo y seguro (cambiador, cama, etc).
  2.  Organizar el área de cambio de pañal con todo los implementos necesarios, como agua (debe estar temperada), algodón, crema anti escaldaduras (indicada por el pediatra, aunque no es imprescindible) y el pañal de su elección.
  3.  Recuerde lavarse las manos cada vez que entre en contacto con su bebe, y al finalizar el cambio de pañal.
  4.  Acueste al bebé sobre la superficie escogida y retírele la ropa inferior.
  5.  Retire el pañal sucio, arrastrando con la parte más limpia la mayor cantidad de residuos. Para que su bebé no se manche sosténgale las piernas.
  6.  Realice la limpieza de la zona y de los genitales solo con agua y algodón, siempre de adelante hacia atrás, sea cuidadoso pues esta zona es muy delicada. En el caso de las niñas no introduzca nada por la vagina y en los niños limpie el pene y por debajo de los testículos (de ser necesario lave la zona con agua temperada y jabón).
  7.  Saque el pañal del empaque y estírelo cogiéndolo de los bordes (así las cintas se estirarán y no causaran incomodidad o marcarán la piel de su bebé).
  8.  Levante las piernas del bebé y coloque el nuevo pañal dejándolo a nivel de su cintura.
  9.  De ser necesario puede aplicar alguna crema anti escaldadura en la zona de la entrepierna, las nalgas y por fuera de los genitales.
  10.  Proceda a cerrar el pañal, pegando las cintas (éstas se pegan por delante), si su bebé aún tuviera el cordón umbilical recuerde que éste siempre va por fuera del pañal para evitar que se contamine, de lo contrario solo cubra el ombligo.
  11.  Para saber si un pañal se encuentra bien colocado tenga en cuenta lo siguiente: Debe existir un espacio como de un dedo entre el pañal y la piel de su bebé, verifique que los bordes laterales queden siempre hacia afuera. Esto evita los famosos derrames.
  12.  Terminado el cambio del pañal, vista a su bebé.

 

Recuerde que el cambio de pañal se debe realizar cada dos horas aproximadamente en bebés lactantes (depende de las tomas de leche, como sugerencia revise el pañal antes de empezar la lactada) y en niños más grandes cuando sea necesario, de esta manera evitará escaldaduras en la piel de su bebé.
Disfrute de todos los momentos en los cuales tenga la oportunidad de estar en contacto con su bebe, y el cambio de pañal es un buen momento para seguir vinculándose con él.

 

Lic. Thanie Aroca

Coordinadora de Obstetras, Clínica Anglo Americana

Obstetra Puericultora